lunes, 28 de septiembre de 2009

Le Sacre du Printemps.

Igor Stravinsky
Le Sacre de Printemps (The Cleveland Orchestra)
Petrouchka (New York Philharmonic)
Dir: Pierre Boulez.
(CBS-Sony)


Stravinsky essential recording...
*

Finalizando el año 1999 y oficialmente para muchos el siglo XX, y con el propósito de hacer una memoria musical de lo que fue esa convulsa centuria, en cierta ocasión nos reunimos en la Red varios melómanos que pertenecíamos a un muy popular foro internacional dedicado a los grandes directores orquestales. Para ese momento se planteó una interrogante obligada, y sobre la cual todos emitimos nuestras opiniones. El asunto planteado, entre otros que se postularon, fue acerca de la obra musical más representativa del siglo XX. La conclusión fue casi unánime. La obra “galardonada” fue, para sorpresa de ninguno, La Consagración de la Primavera (Le Sacre du Printemps), de Stravinsky. Igor Stravinsky es una de las figuras musicales más representativas del siglo XX, y La Consagración su obra maestra e insignia musical de todo el cambio que sufrió el mundo entero, sus sociedades, sus traducciones en el arte y en prácticamente todos los ámbitos a comienzos de este siglo. La obra fue concebida como un ballet, aunque hoy es conocida únicamente como obra orquestal pura. Stravinsky inició la obra en 1911 y fue estrenada en París, el 29 de mayo de 1913, a cargo del célebre director Pierre Monteux.
*
Citando a este respecto al musicólogo Jonathan Kramer: “En ocasiones -y en muy raras ocasiones- las circunstancias conspiran para reunir al artista adecuado con el clima intelectual adecuado y los estímulos externos adecuados para producir una obra tan revolucionaria, tan poderosa, que refleja con tanta profundidad su época , que la humanidad jamás puede volver a ser la misma...”. Si poco más de un siglo atrás Beethoven lo había logrado con su Sinfonía Eroica, esta vez lo había hecho un ruso, rebelde, irreverente, de vanguardia, iconoclasta, Igor Stravinsky. La obra, como suele suceder en las obras características de la nueva era, tiene su origen e inspiración en fuentes extramusicales, con frecuencia temas novedosos y hasta inauditos, pero sin verdadero argumento. La obra se basa en representaciones hipotéticas de temas paganos, ritos paganos provenientes de tiempos inmemoriales, con un lenguaje musical rico, florido, original, atmosférico, con una paleta orquestal viva y colorida y temas que si bien son tonales, están constituidos por ritmos folklóricos que no alcanzan la categoría de danzas, y estructuras melódicas que no son melodías, sino embriones de melodías, los cuales se alternan de forma libre y dejando mucha de su secuencia discursiva al campo de lo impredecible. La técnica de composición hasta el día de hoy se considera magistral.
*
La obra se divide en dos partes: 1) La adoración de la Tierra, y, 2) El Sacrificio.
*
Con respecto a la idea matriz, Stravinsky explica: “Ví en mi imaginación un rito pagano solemne: los ancianos sabios, sentados en círculo, observando a una muchacha, que baila hasta morir. La están sacrificando para propiciar al Dios de la Primavera.” Desde las primeras notas a cargo del evocador fagot se aprecia una estructura monolítica y con un poder telúrico que va progresando y hacia el par de clímax principales alcanza auténtico grado de cataclismo, representando de esta manera la brutalidad inmemorial de la Rusia pagana.
*
Como suele suceder ante todo lo novedoso y vanguardista, la reacción del público al estreno de la obra fue un tumulto de proporciones legendarias, con escenas de violencia y con saldo de varios heridos. La música y las danzas frenéticas fueron consideradas obscenas y levantaron las reacciones de rechazo más apasionadas, pero también de entusiasmo febril y poseso de otra parte del público, lo cual trajo el inevitable zafarrancho, con golpes, patadas y sillas al aire. Años más tarde ocurriría lo mismo en Colonia ante el estreno de una obra similar, “El Mandarín Maravilloso” de Bártok, con la agravante de que en esta ocasión el compositor fue “invitado” a abandonar la ciudad. En el caso de Stravinsky, su Consagración pasó a ser interpretada en el futuro como pieza orquestal pura, logrando finalmente su reconocimiento y aclamación como auténtica obra maestra que es. Cuando cincuenta años después, le fue devuelto a Stravinsky el manuscrito original, éste escribió en la última página: “Ojalá quien quiera que escuche esta música jamás experimente la burla a la que fue sometida y de la cual fuí testigo en el Théatre des Champs Elysées, en París, primavera de 1913.”
*
La Consagración está bien servida en cuanto a interpretaciones, hay varias de excelente calidad, incluso el mismo compositor la dirigió y la grabó. Prácticamente todo director que ha querido dejar un legado discográfico la ha tenido que dirigir y registrar, al ser una obra de rango universal. De todas las magníficas grabaciones existentes, hasta el momento no escucho ninguna que se aproxime en precisión y frenesí a la realizada por el gran maestro Pierre Boulez, a cargo de la Orquesta de Cleveland (SONY), lo que hicieron fue sencillamente un prodigio. No confundir con su posterior grabación con la misma orquesta, hecha para DG. Bernstein hizo un espectacular registro en 1.958, que tampoco volvió a igualar y entre las modernas cabe mencionar la reciente de Valéry Gergiev, que imprime mayor “olor ruso” a su lectura. Sin ningún temor es una obra esencial para quien se inicia en el conocimiento de la Gran Música Universal.
*
En el mismo disco está incluida una interpretación extraordinaria de Pêtrouchka, otra de las obras maestras de Stravinsky, y en manos de Boulez el resultado es de primer nivel.
*
M-S.





Carátula del LP original

domingo, 20 de septiembre de 2009

Des Knaben Wunderhorn: El inicio de la travesía mahleriana.



Arpegio se inicia en Mahler...
*
Habiendo tantos y excelentes Blogs que difunden la música de Mahler, entre ellos nuestro insuperable y recordado Cuervo López, sólo se tratará la misma especialmente cuando haya algo nuevo que aportar a lo ya dicho o publicado.
*
Des Knaben Wunderhorn es la serie de canciones orquestales creadas por Mahler a partir de la antología de poemas de Arnim y Brentano (1805-08), y se considera el pivote que da inicio a todo el estilo que el compositor desarrollará a lo largo de toda su obra orquestal.
*
En estas canciones Mahler imprime una huella profundamente personal, plasmando en música su personalidad, recuerdos y traumas de infancia, así como sus infortunios de adulto. Son canciones oscuras, cifradas, transmisoras de una sutil melancolía, que alternan un estilo lírico con elementos arcaicos e incluso grotescos con un permanente flujo de ironía que hacen que sea un material no del todo fácil de digerir. Por el título de los poemas que dan nombre a las canciones se pueden sacar muchas conclusiones. Sin embargo este material de un modo u otro es la base de toda su obra posterior, aunque más intensamente en sus sinfonías 2, 3 y 4, las llamadas "Sinfonías Wunderhorn".
*
La mayoría de versiones famosas del Des Knaben Wunderhorn (El Maravilloso Corno del Muchacho) hacen énfasis en el brillo orquestal y en la lucidez de los solistas vocales, sin embargo pocas penetran la esencial vena oscurantista y si se quiere, gótica, de las canciones.
*
Una excepción es esta relativa rareza, dirigida por un director poco conocido, Felix Prohaska, quien dirige la Sinfónica de Viena. Prohaska escoge la muy preferible versión que alterna en las canciones un barítono con una contralto. Los solistas son el excelente barítono Heinz Rehfuss, y como soprano la inmortal Maureen Forrester, quienes con Prohaska dejan un registro digno del pantéon del arte mahleriano.
*
M-S
*
Gustav Mahler
Des Knaben Wunderhorn
Heins Rehfuss, bass
Maureen Forrester, alt
Wiener Symphoniker
Dir: Felix Prohaska.
(VANGUARD CLASSICS)

sábado, 19 de septiembre de 2009

Homenaje a Erich Kunzel (1935-2009) IN MEMORIAM



El pasado 1ro de septiembre dejó este plano el conocido director de clásicos ligeros, Erich Kunzel, quien llevó a la fama a su eterna orquesta, los Cincinnati Pops, a través de sus brillantes y sonoras interpretaciones de obras populares del género light, y a través de las cuales muchísima gente tuvo acceso por primera vez a la música académica. Sin ser un director erudito del extremo academicismo, su trabajo contribuyó de manera definitiva a democratizar la música clásica en los Estados Unidos y hacerla accesible a todo tipo de público, del mismo modo que lo hiciera antes Arthur Fiedler. Valga entonces una nota de condolencia a la memoria de este gran músico.
*
M-S.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Mozart y su probable Sinfonia Concertante para vientos.

Atendiendo peticiones...
*
La Sinfonia Concertante para vientos (oboe, clarinete, corno y fagot) es una obra atribuida a Mozart, lo cual resulta casi indudable cuando se escucha la hermosa y magistral música que contiene, de fortísimo aroma sólo producto de la creación de su genio.
*
El libro de Arturo Reverter dedicado al estudio de toda la obra mozartiana, explica lo siguiente al respecto:
*
" En relación con esta obra hay una densa cortina de misterio porque la partitura que hoy conocemos, con la instrumentación solista indicada, no es la que Mozart escribió, con destino a Les Concerts Spirituelles de Paris en abril de 1.778, pues esta venía compuesta para flauta, oboe, fagot y corno e iba indicada a los principales instrumentistas de la Orquesta de Mannheim, de visita en la capital francesa. La obra nunca se estrenó ya que Le Gros, el director de aquellos conciertos, la retiró de la circulación. Años después, una mano desconocida reescribió la obra y pasó la parte de la flauta al oboe, y la del oboe al clarinete... Una mano que sin duda sabía lo que hacía porque el resultado es rotundamente mozartiano; de allí que se piensa que pueda haber sido el Mozart de los últimos años quien hizo la transcripción, lo cual plantearía también interrogantes, ya que, en tal caso ¿por qué no apuntó el trabajo en su catálogo? ... Sin duda es una obra importante por su potencia sinfónica sin ser sinfonía, lo cual sólo hubiera podido alcanzar en semejante grado de convicción el genio de Salzburgo".
*
La obra en toda su extensión permite a los solistas expresarse de la manera más expresiva y lírica, sin hacer en ningún momento choque con el acompañamiento orquestal. El movimiento final, un Tema e variazioni, es una hermosa creación que proporciona amplio lucimiento a los cuatro instrumentistas, tanto en pasajes solos como los combinados... una joya.
*
Existen hoy dia versiones que utilizan la instrumentación original de Mozart (la que incluye la flauta), sin embargo quien escribe está de acuerdo en que la reescritura con el Oboe es aún más mozartiana y por eso es preferible. La grabación de Karl Böhm , mozartiano de factura insigne, acompañando a solistas de la Filarmónica de Berlin, es la más exquisita y sublime que se conoce.
Disfrutenla.
*
M-S.
*
Sinfonia Concertante, Kv.297b
Berliner Philharmoniker
Dir: Karl Böhm
(Deutsche Grammophon)

domingo, 13 de septiembre de 2009

Todo Tchaikovsky: La Marcha de la Coronación.


Tchaikovsky compuso este delicioso platillo de caviar musical en 1.883, como encargo junto a otra obra poco conocida, la Cantata "Moscú", como piezas para ser interpretadas en las festividades por la ascensión al trono del nuevo Zar, Alejandro III. Ya Tchaikovsky era altamente apreciado por la familia imperial rusa, tras la dedicatoria de la Obertura Danesa, ya presentada por aca. Ambas piezas constituyeron un éxito rotundo y Tchaikovsky pasó a ser compositor oficial de la Corte Imperial. La obra es una excelente muestra de pirotecnia orquestal, género en el cual el compositor siempre obró prodigios. A disfrutar.
*
M-S.
*
Kronungsmarsch (Marcha de la Coronación)
Orquesta del Ministerio de Cultura de la URSS
Dir: Gennady Rozhdestvensky






Coronación de Alejandro III en 1.883

sábado, 5 de septiembre de 2009

El Magnificat de Bach

El Magníficat (magnificat en latín) es un canto y una oración cristiana. Proviene del evangelio de Lucas Lucas 1:46-55 y reproduce las palabras que según este evangelista, María dirige a Dios cuando visita a su prima Isabel, madre de Juan el Bautista y esposa de Zacarías.
*
El nombre de la oración está tomado de la primera frase en latín, que reza Magnificat anima mea Dominum.
*
Numerosos compositores, especialmente del barroco, compusieron música para acompañar a esta inspiradora oración, y no sin razones el de Johann Sebastian Bach es el más célebre y conocido. En la Música de Bach se puede decir, sin exagerar, que se encuentra compendiado y comprimido el DNA de toda la música occidental, y la gran espiritualidad de su Magnificat es una excelente prueba de ello.
*
Nuevamente ese gran intérprete de Bach que fue Karl Münchinger, nos dejó un registro inolvidable del Magníficat, y aunque puedan haber en la actualidad grabaciones más pulidas y tal vez más cercanas al ideal interpretativo barroco, pocas tocan el corazón como lo ha hecho el recordado forjador de la Orquesta de Cámara de Stuttgart.
*
M-S.
*
Johann Sebastian Bach
MAGNIFICAT
Stuttgarter Kammerorchester
Dir: Karl Münchinger.
(DECCA)